Jorge Petrussam, director general de Tierras Públicas de La Calera, se comprometió a acercarse y analizar el reclamo.


Varios vecinos de La Calera reclaman que particulares han construido cabañas, ensuciado y cortado el ingreso al río Suquía.

Reclaman la ilegalidad de cercar el río.

Marcela, una vecina de esta ciudad del cordón serrano dijo a La Nueva Mañana que “la gente ya no tiene espacio para bajar al río. Los vecinos hicieron un puente para que los niños que viven del otro lado crucen y vayan a una escuela rural. Y vienen personas de alto nivel económico a construir casas en esos lugares con el simple hecho de decir que tienen abogados, asustando a la gente. La idea es dar aviso que no se puede construir, porque hay avisos de venta de terrenos en esta zona”

Angelina Yofre, residente del lugar, declaró que “hay gente que les dieron permiso para que vivan un tiempo y luego tienen que irse”.

Por su parte, Jorge Petrussam director general de Tierras Públicas de La Calera, se comprometió a acercarse y analizar el reclamo.






Comentarios