La Fiscal espera que el cuadro del hombre mejore para proceder con la indagatoria.


Mariano Cordi, acusado de matar a su ex pareja afuera de la catedral de San Carlos de Bariloche y detenido en un cerro, tenía señales de haberse efectuado un disparo en la cabeza con un arma artesanal de bajo calibre, por lo que debió ser operado, informó el Ministerio Público Fiscal de Río Negro.

Fuentes judiciales consultadas por Télam, Cordi (41) conservaba en la cabeza esquirlas de un proyectil muy probablemente de calibre 22, del mismo tipo con el que acabó con la vida de Valeria Coppa (40), y presentaba un hematoma interior, según pudo establecerse a través de una tomografía computada realizada en el hospital zonal de Bariloche.

Durante la madrugada del sábado, las esquirlas fueron retiradas y el hematoma pudo ser aspirado por los profesionales del centro de salud.

Las mismas fuentes indicaron que el estado de salud de Cordi es bueno y que se encuentra en recuperación en una sala de cuidados intermedios sin que por ahora su condición presente riesgos vitales.

En tanto, la audiencia de formulación de cargos fue suspendida hasta que Cordi esté en condiciones de presentarse ante el Tribunal rionegrino.

“El Ministerio Público Fiscal de Bariloche informa que luego de un examen médico minucioso llevado a cabo en la jornada de hoy se detectó que el sospechoso de cometer el femicidio de Valeria Coppa, presentaba una herida de proyectil en la zona de la cabeza”, señaló el comunicado del Ministerio Público Fiscal provincial.

“El acusado fue sometido a una cirugía en las últimas horas del día y se espera la evolución el cuadro clínico para avanzar en los diferentes pasos del proceso legal”, agregó.






Comentarios