La iniciativa busca reconocer las distintas tradiciones culturales de la provincia.


En el Centro de Innovación del Ministerio de Educación, el titular de la cartera educativa, Juan Pablo Lichtmajer encabezó el acto de presentación del programa “Historia y Futuro”.

Esta iniciativa busca reconocer las distintas tradiciones culturales de Tucumán; promover una noción de cultura e identidad abierta, dinámica y plural que exprese las diferentes formas de vida de la provincia y crear ámbitos de encuentro entre maestros, profesores y alumnos para producir materiales, saberes, representaciones teatrales, videos, obras artísticas, artesanías que disparen conocimientos y prácticas innovadoras. Se trabajará de manera conjunta con departamentos y docentes de la Facultad de Filosofía y Letras y del CONICET Tucumán.

De la jornada también participaron el director del Instituto de Desarrollo Productivo, Dirk Trotteyn; Susana Maidana, docente de la Facultad de Filosofía y Letras; investigadores del CONICET pertenecientes al programa Más Ciencia y autoridades educativas además del público en general.

“A partir del ciclo lectivo 2020 la historia y la cultura de Tucumán será obligatoria en todas las escuelas y todos los niveles. Esto es nuestra forma de aportar a la identidad y el orgullo de los tucumanos. Lo vamos a hacer de manera obligatoria, pero respetando cada una de las identidades, de modo tal de tener una historia variada, multicolor. En cuarto grado de la primaria se estudia la historia de Tucumán desde la Conquista hasta la Revolución de la Independencia, ahora vamos a tomar toda la historia de Tucumán en todos los grados de la primaria, en todos los años de la secundaria, la vamos a incorporar a los IES y en Adultos. Vamos a trabajar codo a codo con la Facultad de Filosofía y Letras, tenemos además Institutos del CONICET. Esto ya lo empezamos a poner en marcha con la creación de museos donde cada escuela cuenta su historia. Si a esto lo sistematizamos, vamos a tener historia y cultura para Tucumán en todos los niveles y en todas las escuelas”, dijo Lichtmajer.

“No se habla de una identidad ni de una cultura, sino de múltiples identidades y múltiples culturas. Es el desafío de plantear la enseñanza de lo que hemos sido para proyectarnos a lo que queremos ser. La importancia de hacer muchísimas formas diferentes de enseñar la historia para que el chico no se aburra y aprenda de lo que se ve. Se trata de que enseñemos a usar nuestras identidades, nuestra forma de vivir, de vincularnos con la trascendencia. La escuela necesita renovación y esta gestión ha entendido que la escuela debe transformarse”, dijo Maidana.




Comentarios