Su figura está ligada al vicegobernador Osvaldo Jaldo. Su hermana es concejal electa en su ciudad natal Simoca.


Hoy en Tucumán Luis “Pulga” Rodríguez genera reacciones de nostalgia, algo de bronca y por supuesto admiración, tanto en lo deportivo como en lo político, luego de la extraordinaria semana que tuvo en Colón de Santa Fe. Ayer su nombre apareció en la tapa del diario Clarín. El título decía “El personaje. El Pulga Rodríguez”. Y luego destacaba que: “A los 34 años fue clave para este sorprendente Colón que jugará la final de la Copa Sudamericana”.

REUTERS/Washington Alves.

Pero, desde el año pasado, su nombre no es solo deporte, también entró a jugar, por ahora, desde afuera apoyando al peronismo local. Su figura está ligada en esta provincia al vicegobernador, Osvaldo Jaldo, que fue quien lo impulsó para hiciera algunos amagues como candidato a legislador en las elecciones del 2019. Pero eligió seguir en el fútbol un tiempo más y apoyar a su hermana Karina Rodríguez, que fue elegida concejal de su ciudad natal, Simoca. Ella integró la lista oficial del peronismo, que llevaba como candidato a gobernador a Juan Manzur y como vicegobernador a Jaldo. La presentación de la candidatura de Karina se hizo en un acto en el Club Unión Simoca, con la presencia de toda su familia, de Jaldo, del intendente del lugar, Marcelo Herrera y otras figuras del peronismo tucumano.

Afiliación al Partido Justicialista.

Rodríguez había dejado en el camino al ex gobernador de la provincia, José Alperovich, que pretendía que apoyara su candidatura. Alperovich salía como candidato enfrentando al Partido Justicialista y él decidió colocarse la camiseta del peronismo, para las elecciones provinciales. Su actitud generó una grieta importante en la directiva Decana, porque la mayoría de los miembros de los decanos, fueron ex funcionarios de Alperovich. No fue un buen momento para el club de la calle 25 de mayo.

Acto político en Simoca.

Pero si quedó claro que se ubicó en el lugar justo. Ganaron sus amigos por paliza las elecciones del 9 de junio pasado en Tucumán.

Incluso, cuando se fue a Santa Fe, quedó en el aire flotando: si era el buen contrato que logró para dejar la provincia o era como consecuencia de los movimientos de ese tembladeral que dejó su accionar político. Nadie sabe.

Acto político en Simoca.

En lo deportivo a más de un hincha de Atlético Tucumán le envuelve una añoranza y reniega de no tener al “pulguita” en su delantera, ahora que están escaseando los goles. Además, Atlético encuentra el rumbo y los rumores son cada vez más fuertes que Ricardo Zielinski, está en la cuerda floja y todos dudan si sigue o no, como director técnico. Y en ese contexto la figura del ídolo se agiganta.

Ídolo de Atlético Tucumán.

“El pulguita” es un caso interesante. Hace algunos años ya se hablaba que estaba llegando a su final como jugador. Él usó una frase con la que demostraba que tenía en claro su situación en Atlético: “Si no hago goles me mandan al banco”. Pero parece que los nuevos aires lo impulsaron a volver a ser ese goleador e ídolo de la hinchada. Pero ahora con la camiseta del Sabalero.

Sin embargo, él sabe que cuando deje el fútbol, lo que aún parece muy lejano, hay ofrecimientos para que sea candidato a legislador por la zona Este de su provincia.




Comentarios