Frente a una segunda ola de contagios por coronavirus, el Ministerio de Salud del Gobierno de La Pampa está ampliando y fortaleciendo las redes de oxígeno en hospitales y centros asistenciales de ciudades chicas para dar una adecuada atención en la emergencia.

El responsable de la Coordinación de Desastres y Emergencias Sanitarias (Codes), Juan Barbero, dijo a la Agencia Provincial de Noticias que “la preocupación del Gobierno y del Ministerio por la situación de pandemia era poder llegar con la infraestructura adecuada a los distintos hospitales rurales”.

Juan Barbero (APN)

Para hacer frente a las internaciones en los hospitales niveles 3 y 4 se decidió optimizar la red de suministro de oxígeno, mejorando la infraestructura de los establecimientos con la instalación de rampas y paneles en las habitaciones y sectores de aislamiento de los pacientes Covid, aportando una mejor logística y bioseguridad”, evitando la manipulación de cilindros de oxígeno y la exposición del personal, dijo el coordinador.

“Desde que arrancó la pandemia el año pasado esto se había visto como una necesidad, y se empezó a realizar la adecuación en algunas localidades, priorizando aquellas con mayor manejo de pacientes. En una primera etapa se resolvieron los establecimientos asistenciales de General Acha, Realicó, Macachín y Trenel, continuando luego con Catriló, Lonquimay, Eduardo Castex, Caleufú, Winifreda, Intendente Alvear, Ingeniero Luiggi, Rancul, Arata, Quemú Quemú y General San Martín”, detalló.

Barbero explicó que las obras consisten en “realizar una rampa (ramal o núcleo de cilindros que almacenan el oxígeno) desde donde parten conexiones que transportan el gas medicinal hacia el sector de internación, donde se colocan luego los paneles de oxígeno para ser utilizado para el suministro al paciente, evitando la necesidad de manipular los pesados cilindros. Algunas de estas conexiones tienen la posibilidad además de llevar aire comprimido y de contar con sistemas de aspiración”, puntualizó.

La mejora en la infraestructura evita la manipulación de los cilindros de oxígeno (APN)

Según sus palabras, esto permitirá “además de optimizar el suministro durante la pandemia, dejar capacidad instalada para que el hospital de la localidad afronte de la mejor manera la patología prevalente y habitual de procesos respiratorios agudos y crónicos, urgencias y emergencias”, consideró el profesional.

Por último, señaló que “también se invirtió en concentradores de oxígeno para que, además de contar con redes centralizadas y los tradicionales cilindros, se pueda tener una alternativa más en el arsenal terapéutico. El objetivo es prepararnos para afrontar una inevitable segunda ola de contagios apoyando la respuesta de los equipos de salud con formación y todos los recursos necesarios”, concluyó Barbero.