Este lunes, luego de una reunión de gabinete, el intendente de General Acha, Abel Sabarots, le pidió la renuncia a Norma Ortiz, que era capataz del municipio y realizó una fiesta clandestina en su quinta particular, de la que participaron unas 30 personas.

La reunión se realizó en la noche de este sábado, y ya en la madrugada, alrededor de las 2 de la mañana, la policía inició una causa por infracción a los artículos 205 y 239 del Código Penal a tres jóvenes que estaban en la puerta de la quinta de la excapataz, según publicó el portal Noticias del Sur.

La decisión del pedido de renuncia se tomó luego de que se viralizaran en las redes sociales fotos del encuentro, en las que se puede apreciar que no se respeta el distanciamiento social ni el uso del tapabocas entre los presentes, y que además, excedía el número permitido de hasta 10 concurrentes para las reuniones sociales.