La Justicia provincial ordenó liberar este miércoles a cinco integrantes de la barra brava de Colón que habían sido demorados a la mañana cerca del predio donde entrena el plantel. Entre quienes habían sido arrestados figura Orlando “Nano” Leiva, uno de los jefes de la organización.

//Mirá también: Jugadores de Colón se sumaron al entrenamiento de Los Búhos

El grupo fue interceptado durante un patrullaje de la Policía a la vera de la Autopista Rosario-Santa Fe. El trabajo de las fuerzas de seguridad se había intensificado porque el día anterior ya habían ido al lugar.

Fuentes del Gobierno provincial precisaron que cuatro de las personas demoradas eran mayores de edad. El secretario de Seguridad Preventiva, Diego Llumá, se hizo cargo de hacer la denuncia pertinente ante el Ministerio Público de la Acusación (MPA) y sostuvo que habían ido a “amedrentar a los jugadores y al cuerpo técnico”.

//Mirá también: Eduardo Domínguez sueña con dirigir a PSG tras salir campeón con Colón

Hace algunas semanas, una parte de la barra brava sabalera estuvo en el mismo predio en busca de hablar con el entrenador Eduardo Domínguez. Argumentaron que no podían contactarse con el presidente José Vignatti y desde entonces se reforzó la custodia policial en las inmediaciones.

Fuentes ligadas al club deslizaron que la irrupción frustrada del grupo de hinchas de Colón apuntaba a exigirles “algún aporte económico” a los futbolistas. Sin embargo, la práctica se llevó a cabo con normalidad de cara al partido de este viernes con la visita de Gimnasia y Esgrima de La Plata.