En la mañana de este lunes se dio a conocer que dos efectivos policiales de la Ciudad de Santa Fe fueron inhabilitados para continuar ejerciendo su cargo público debido a un incumplimiento. Los trabajadores pedían dinero a acusados a cambio de eludir sus investigaciones por parte de la fuerza.

//Mirá también: Ataque a balazos por la noche terminó con un doble homicidio en Rosario

Se trata de Carlos Darío Santiago Romero de 42 años y de Pablo Godoy de 43, quienes fueron condenados a partir de darse a conocer que le quisieron cobraron 150 mil pesos a dos delincuentes a eludir una investigación penal en la que estaban imputado.

Según la jueza que resolvió el caso, Rosana Carrara los policías, ahora también delincuentes, habrían gestionado dos situaciones similares con la característica de pedir dinero para “desaparecer” de los expedientes, los casos.

“El primero de ellos fue alrededor de las 21:00 del viernes 11 de septiembre”, precisó el fiscal a cargo de la investigación, Ezequiel Hernández. “En un allanamiento ordenado en el marco de una investigación por distintos delitos, los dos funcionarios policiales acordaron con el propietario del inmueble allanado el cobro de 150 mil pesos a cambio de que el hombre no sea detenido y de que no se le secuestren una camioneta y una moto que estaban en lugar”, detalló.

La mitad de los policías santafesinos teme represalias si denuncia hechos de corrupción (Gobierno de Santa Fe)Gobierno de Santa Fe)
La Policía de Rosario comenzó a investigar un homicidio en 5 de Agosto al 2600. (Canal 3)Canal 3

Y agregó: “El otro ilícito por el que se condenó a Romero y a Godoy fue cometido el jueves 24 de septiembre”. “Abusaron de su condición de policías y utilizaron información obtenida en ocasión de sus funciones, para ayudar a tres hombres –entre ellos, al que le habían cobrado los 150 mil pesos dos semanas antes– a eludir una investigación por el delito de asociación ilícita destinada a la comisión de robos calificados por la utilización de armas de fuego”, argumentó.

Sobre estas indicaciones, la Justicia les impuso una pena de tres años de cumplimiento efectivo, el pago de una multa de 100 mil pesos a cada uno y la inhabilitación especial perpetua para ejercer cargos públicos.