Dos años después del femicidio de Ana María Alurralde, la pareja de la víctima fue condenada a prisión perpetua este miércoles en Santa Fe. Santiago Daniel Fernández aceptó su responsabilidad penal como autor del asesinato y el hallazgo del cuerpo en Monte Vera, cerca de la capital provincial.

//Mirá también: Revelan que la hermana Ana María Alurralde fue asesinada dos días antes del hallazgo del cuerpo

El tribunal integrado por los jueces Nicolás Falkenberg, Luis Octavio Silva y Gustavo Urdiales homologó el procedimiento abreviado por el que se dictó la pena a partir del acuerdo entre la defensa y el Ministerio Público de la Acusación (MPA). Al hombre de 68 años lo detenido por haber matado a golpes a la mujer para luego fingir un robo y su posterior desaparición.

Luego de la sentencia por homicidio calificado por mediar violencia de género, la fiscal Ana Laura Gioria recordó que el imputado mintió en su denuncia ante las autoridades. ”Decía que su pareja no había regresado a la casa en la que vivían”, comentó la funcionaria.

//Mirá también: Imputaron por femicidio al detenido por el crimen de la hermana del juez Alurralde

La representante del MPA añadió que las primeras testimoniales ya le atribuían al condenado una serie de “actos de violencia y hostigamiento”. Así daban cuenta del “control al que la mujer era sometida” en esa relación.

“De hecho, uno de los testigos informó que el propio Fernández le confesó haber cometido el femicidio”, destacó Gioria. Luego admitió que el vehículo involucrado en la causa no había sido robado y apuntó dónde había ocultado el cuerpo de la mujer.

Golpes y una falsa denuncia tras el femicidio

En la causa quedó acreditado que el femicidio fue cometido entre la tarde del jueves 17 de octubre de 2019 y las primeras horas del día siguiente en la vivienda que Alurralde compartía con su pareja sobre Regis Martínez al 4000.

“Con la intención de quitarle la vida, Fernández la golpeó en reiteradas oportunidades con los puños y con un objeto contundente”, concluyó la fiscal sobre la muerte de la hermana del juez federal de Reconquista.

Gioria afirmó que el femicidio “sucedió en un contexto de violencia de género en el que Alurralde estaba inmersa”, e insistió en que el autor “sometió psicológicamente a la víctima durante años”.