Hace seis meses, Marcelo Lepwalts fue condenado a prisión por tráfico de drogas, entre otros delitos. Este lunes comenzó un nuevo juicio al exjefe de la Policía Federal Argentina (PFA) en la ciudad de Santa Fe. En este caso lo imputaron como líder de una asociación ilícita creada con fines recaudatorios.

//Mirá también: Sain dijo que la banda de la avioneta narco era protegida por la Policía Federal

En abril, el uniformado recibió una pena 4 años y 3 meses de cumplimiento efectivo por su participación en una organización narco y el cobro de coimas. Lo habían detenido en mayo de 2019 y desde entonces se abrieron dos causas penales diferentes en su contra.

El debate oral avanzó este martes con declaraciones testimoniales ante el Tribunal Oral Federal integrado por Germán Sutter Schneider, Mario Gambacorta y Eugenio Martínez Ferrero. Según el fiscal Walter Rodríguez, la asociación ilícita se constituyó un año antes del arresto de Lepwalts, momento en el que fue designado en su cargo en Santa Fe.

//Mirá también: Pidieron una nueva indagatoria de Marcelo Lepwalts por escuchas ligadas al narcotráfico

La pesquisa se puso en marcha a raíz de una denuncia anónima que un testigo ratifico más tarde. La misma daba cuenta de un sistema de recaudación ilegal dentro de la Policía Federal. Así los investigadores detectaron un “plan común ideado, implementado, ordenado y controlado por los miembros de la delegación local”.

La organización se montó para captar utilidades provenientes del narcotráfico engordar el bolsillo de sus integrantes. Tanto Lepwalts como sus subalternos realizaban interceptaciones sorpresa o buscaban hacerse de dinero cuando ejecutaban medidas judiciales.

Un sistema de recaudación paralelo

Las ganancias de la asociación ilícita se repartían en partes iguales entre los policías que integraban el grupo. Tambén guardaban una parte de la droga “embagallar” a otras personas en operativos posteriores. El fiscal Rodríguez entiende que el exjefe policial también ofrecía cobertura a cambio de dinero a quienes vendían estupefacientes.

Cuando la sede de la PFA fue allanada en mayo de 2019, se secuestró marihuana en el despacho de Lepwalts. El material no había sido declarado a la Justicia. También hallaron 42.000 pesos en efectivo cuya procedencia el sospechoso no pudo demostrar.

El 8 de abril, la Justicia federal condenó al imputado por tenencia simple de drogas, cohecho, abuso de autoridad, sustracción de pruebas e incumplimiento de los deberes de funcionario público. La sentencia incluyó penas para cinco subordinados suyos y un narco.

El debate oral en el que interviene el fiscal general Martín Suárez Faisal continuará el próximo lunes con la declaración de Lepwalts y los alegatos de las partes. La sentencia podría darse a conocer el día siguiente.