Dos conocidos locales nocturnos de Reconquista fueron clausurados este fin de semana por infringir el distanciamiento social dispuesto para contener contagios de coronavirus. En paralelo detuvieron a una decena de personas en una fiesta clandestina en Santa Fe, según informaron fuentes oficiales.

En cuanto a la situación en la cabecera del departamento General Obligado, unos 320 kilómetros al norte de la capital provincial, la Municipalidad dio de baja dos establecimientos del centro por las faltas detectadas. El primero fue Pancho Villa, sobre Iriondo al 600, donde constataron que no se respetaba el distanciamiento social, preventivo y obligatorio.

Luego, inspectores municipales actuaron junto a la policía en Harrison Bar, situado en calle Ley 1420 al 500. En este caso advirtieron que el lugar seguía funcionando pasado el horario de cierre.

Por otra parte, la aceleración de contagios de coronavirus en la ciudad de Santa Fe no parece haber desalentado las fiestas ilegales. Uno de esos encuentros fue desbaratado este sábado en un bar de Chacabuco al 1600 en barrio Candioti. Un llamado de vecinos al 911 advirtió a las fuerzas de seguridad y a la Secretaría de Control, por lo que diez personas quedaron bajo arresto por violar la normativa sanitaria.

Voceros del Ejecutivo precisaron que los inspectores labraron el acta alrededor de las 3 de la mañana y el local quedó clausurado. Entre los demorados se encontraba el dueño y todos fueron trasladados hasta la Comisaría 3ra. por orden de la fiscal María Laura Martí.

Fuentes judiciales agregaron los inspectores y efectivos presentes no recibieron respuesta cuando llamaron a la puerta. Así tuvieron que entrar por la fuerza y para encontrar las luces apagadas y a los participantes escondidos en distintos sectores del local.