Proponen realizar tareas en las escuelas y argumentan que no pueden acceder al IFE.


En paralelo con un proyecto presentado en la Legislatura, docentes reemplazantes se concentraron este jueves frente a la sede rosarina del Ministerio de Educación de Santa Fe para pedir un salario de emergencia. Estiman que hay 20.000 colegas sin ingresos debido a la pandemia y proponen que les permitan colaborar con algunas tareas en las escuelas.

“Sabemos que la escuela va a ser lo último que se reincorpore. Nosotros cobramos dos meses después pero tenemos hambre ahora“, expresó Tamara Cañizalez, una de las maestras que participó de la protesta por la mañana. Si bien entregaron una nota formal al Ministerio de Trabajo el último jueves y hubo reuniones entre los gremios y la gestión provincial, señalan que aún no avizoran “ninguna solución” frente al problema.

Entre otros inconvenientes, los reemplazantes destacan que no califican como beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que lanzó Anses como parte del paquete de medidas económicas por el aislamiento social, preventivo y obligatorio. A esto agregaron: “El sindicato tampoco se comunicó con nosotros y no tenemos respuesta”.

Por su parte, el secretario general de Amsafe Rosario, Gustavo Terés, se sumó al reclamo y planteó entre otras herramientas que la cartera al menos habilite el “cobro del proporcional de vacaciones del año pasado”. Además renovó las críticas por la suspensión de la paritaria previo a la cuarentena como el ámbito en el que deben resolverse estas cuestiones.

“Hablamos de un derecho democrático y un problema de subsistencia, fundamentalmente para familias jóvenes. Es necesario incorporar a estas compañeras para acompañar a las docentes que están sobrecargadas“, añadió el gremialista en un reportaje con Canal 3 sobre las clases a distancia.




Comentarios