Las autoridades consideraron "razonable" la idea de auditar los números del Estado provincial antes del traspaso.


El inicio formal de la transición para la asunción de Omar Perotti en diciembre tuvo un saldo favorable a ojos del Ejecutivo provincial. Luego de recibir a una comitiva de dirigentes peronistas, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado Pablo Farías destacó que “quedó abierto el diálogo” para atender los pedidos de la oposición.

Los dirigentes del Partido Justicialista (PJ) se retiraron con el objetivo de poner en marcha una auditoría de las cuentas como parte del traspaso en diciembre. En este sentido, el funcionario del Frente Progresista respondió en conferencia de prensa: “Me parece absolutamente razonable“.

Entre otras dudas a despejar, el dirigente socialista descartó la posibilidad de detener obras a cargo de la Casa Gris. A su vez reconoció la necesidad de sostener “el sistema de salud pública más importante de las provincias argentinas” en medio de la actual crisis económica. “Eso es una preocupación para todos”, concluyó.

Respecto de la masa salarial y los recursos humanos disponibles, Farías aclaró que “no hubo una pregunta puntual sobre la cantidad de trabajadores” provinciales y recordó que esos son “datos públicos”. Sí se trató la cuestión del pase a planta, tema que también se discute a nivel local en Rosario. Al respecto, anticipó: “Vamos a ceñirnos estrictamente a la Ley de Responsabilidad Fiscal”.






Comentarios