Cuando uno planifica pasar unos días en San Rafael, el Río Atuel es una gran parte de esos planes. Ya sea para realizar deportes de aventura como rafting o disfrutar de uno mates a la orilla del río, el cauce es uno de los preferidos de los turísticas.

Pero, debido a la crisis hídrica, desde el martes pasado se encuentra cortado el Atuel desde la represa Valle Grande, por lo cual los visitantes no pueden aprovechar de las actividades de río. La decisión de cortar el caudal fue tomada por Irrigación, puesto que el dique está en un 30% de su capacidad (ahora sube dos metros diarios), y ante copiosas lluvias como las vividas en los últimos días.

El organismo no ha dado a conocer cuándo largará nuevamente el agua, pero no sería antes del lunes, aunque se desconoce con que caudal, ya que vale decir que para hacer rafting se necesitan no menos de 20 metros cúbicos.

En consuencia, turistas que reservaron cabañas en la zona por 4 o 5 noches decidieron irse al segundo o tercer día, y otros están suspendiendo las reservas, enterados que no podrán hacer actividades de río. Esto genera un fuerte impacto negativo en los prestadores turísticos, sumado a la merma del 50% de clientes respecto a años anteriores en temporada.