Paleontólogos de la Municipalidad de Malargüe realizaron un hallazgo prehistórico, dieron con restos de dos reptiles marinos que habitaron el departamento sureño hace millones de años.

El hallazgo de los ictiosaurios en la zona de Portezuelo de Carqueque, a 40 kilómetros al oeste de Malargüe, fue confirmado por la Coordinación de Promoción e Investigación Patrimonial de la comuna al portal Ser y Hacer de Malargüe.

El hallazgo se produjo en la zona de Portezuelo del Carqueque a 40 kilómetros de la ciudad de Malargüe. Ser y Hacer de Malargüe

El descubrimiento comenzó con un puestero que recorría el lugar con sus animales y encontró restos que le llamaron la atención.

Inmediatamente dio aviso y los profesionales de la comuna armaron una mini expedición de inmediato.

Hemos descubierto dos restos de ictiosauros, que eran reptiles marinos que habitaban el lugar cuando Malargüe estaba bajo agua debido al ingreso del océano Pacífico” comentó, Maximiliano Praderio, técnico en paleontología.

“Lo importante es que, cuando se hizo el aviso del hallazgo, nosotros como centro de interpretaciones, tuvimos que ir a fiscalizar y observar de qué se trataba. Hicimos tareas técnicas y constatamos que hay un espécimen que tiene secuencia vertebral, cintura escapular y hay el otro hallazgo que es un cráneo que, aparentemente, estaba completo, pero lamentablemente pasó un par de años en el exterior y el clima lo afectó. Pero están todos los fragmentos de lo que sería el cráneo, se puede ver mandíbula, dientes. Así que estamos muy contentos. Y ahora esperando respuestas de Patrimonio de la provincia, para iniciar una campaña para ir a rescatar todos esos restos”, dijo Praderío al portal malargüino.

Los ictiosaurios “eran reptiles depredadores y se parecían a los actuales lagartos, pero con aletas y vivían en el mar”, detalló el profesional.

Los paleontólogos de Malargüe confirmaron que los reptiles que encontraron medían entre 5 y 6 metros. Ser y Hacer de Malargüe

Los ejemplares podían medir entre 3 y 12 metros y en el caso de los restos hallados en el sur mendocino indicarían que se trataban de animales que medirían entre 5 y 6 metros.

“Queremos agradecer a la gente de la zona rural, porque ellos son los que más andan en el campo y son los que tienen acceso a este tipo de hallazgo, particularmente un veranador, Emilio Aburto, fue quien realizó la primera observación”, remarcó Praderio.

Creo que este es tiempo para que la comunidad se ponga contenta, porque hemos empezado a reflotar el área de paleontología, para ver si podemos empezar a hacer trabajos técnicos y recuperar algunos ejemplares de dinosaurios, que queremos que la gente los pueda disfrutar, los pueda ver”, añadió.

Desde la comuna confirmaron que por el momento no darán a conocer el lugar preciso del descubrimiento por una cuestión de conservación y además evitar la depredación por posibles visitantes.