Yanel Ríos y su esposo Mauricio viven en el distrito de Villa Atuel. Se quedaron sin trabajo por el coronavirus.


El 2020 no les cayó bien a Yanel Río y Mauricio, el esposo. Desde que se declaró la emergencia sanitaria por el coronavirus todo fue en picada para la pareja que reside en Villa Atuel y entre los males que los aquejaron está el haber perdido el trabajo.

Pero lejos de derrumbarse, el matrimonio inició una cruzada y con el ingreso que reciben por el IFE decidieron abrir un merendero en el distrito sanrafaelino.

El 1 de agosto comenzaron con la tarea y de a poco los niños se fueron acercando. Cuando están cerca de cumplir dos meses el merendero Corazoncitos Felices Villa Atuel saltó de 21 niños a atender a más de 40.

“Mi marido una mañana se levantó con una idea de que quería pensar el merendero y qué me parecía si lo hacíamos en casa, tres día demoró en realizar todo e hice un usuario en Facebook para que nos ayudara la gente y comenzaron a ayudarnos”, contó Yanel en diálogo con diario de San Rafael.

“Ninguno de los dos tiene trabajo, mi marido está desempleado hace varios meses por la pandemia, él trabajaba en Catriel”, agregó Yanel.

“Todos los días siempre hay una vecina o alguien que nos acerca algo”, dijo la mujer.

Entre las necesidades urgentes que tienen en el merendero está el de contar con una heladera.

“Un hombre nos da 10 litros de leche de vaca en botella por mes y la tengo que llevar hasta lo de mi mamá para que mantengan el frío”, comentó.

Los que deseen ayudar a Yanel y Mauricio a sostener Corazoncitos Felices Villa Atuel pueden ingresar a la cuenta de Facebook y dejar un mensaje o llamar al 2625-668354.




Comentarios