En el jardín Huemul atienden a 73 niños. Hace un mes que están funcionando de manera virtual


En medio de la cuarentena obligatoria, el municipio malargüino decidió seguir adelante con la puesta en funcionamiento de un jardín maternal y por estos días hay 73 niños inscriptos a los que atienden pedagógicamente de manera virtual.

El proyecto para abrir el jardín maternal Huemul comenzó a principios de años y al momento de la declaración de la emergencia sanitaria en el país por el coronavirus, encontró al equipo docente ultimando los detalles para la apertura.

Si bien estuvo a punto de quedar en el aire hasta que se levanten las restricciones y regresen los niños a las salas, desde la comuna eligieron abrirlo y hace un mes que trabajan a distancia utilizando canales virtuales.

Desde la educación, estamos realizando nuestra tarea docente para llegar a todos nuestros alumnos con diferentes propuestas pedagógicas que garanticen sostener de la mejor manera posible los procesos de enseñanza y aprendizaje. Además de tener como prioridad el acompañamiento a cada una de las familias del jardín brindando apoyo pedagógico, pero sobre poniendo en valor nuestro trabajo social”, dijo Alejandra Sepúlveda, directora del jardín Huemul.

Las maestras de nivel inicial envían secuencias didácticas por whatsapp tres veces a la semana. Cada una de las actividades tiene una finalidad pedagógica específica. Las propuestas son presentadas a los padres con diferentes recursos, como saludo inicial en video, consigna en formato video, imágenes, audios, y hasta cuentos.

También hay material destinado para los padres “son herramientas para poner en práctica en estos momentos de aislamiento y se mantiene una interacción activa, con mucha apertura, flexibilidad y empatía necesaria para estos tiempos”, agregó la directora.

Hay que poner en valor el trabajo docente de todos los jardines maternales del departamento, pero en especial quiero destacar a las –Seños- Alejandra, Analía, Ximena, Érica, Verónica y Johana y a la psicopedagoga Adriana Agüero que tienen el gran desafío de llegar con sus estímulos a niños y familias con las cuales nunca han tenido contacto directo más allá de la entrevista inicial. Recorrer juntos este camino de aprendizaje es un desafío aún mayor”, comentó Verónica Bunsters, directora de la Agencia de Desarrollo Educativo de Malargüe.




Comentarios