El Municipio entregará cerca de 500 unidades, entre las que se levantan en el predio del ProCreAr I y barrio Colombo. 


El primer lunes de agosto se reabrió el Registro Único de la Vivienda y se anotaron cerca de mil nuevos nicoleños. Se trata de la segunda etapa de inscripción que ya contaba con 7001 vecinos que completaron la declaración jurada para convertirse en aspirantes a la casa propia.

Se sortearán 179 viviendas en el complejo en construcción de barrio Colombo para quienes tengan ingresos que no superen el equivalente a dos salarios mínimos, y otras 366 que se levantan en el predio del ProCreAr I, pegado al barrio Somisa. En concreto, suman 7.984 los candidatos que se incorporarán al sorteo en igualdad de condiciones.

Para cada propiedad se determinará un beneficiario titular y otros dos suplentes. Esto tiene una explicación: si durante el estudio de preadjudicación los datos declarados al momento de inscribirse no coinciden con los datos reales, la entrega se corre para el primer suplente. Y en caso de que la validación de los datos tampoco coincida, entonces entra en carrera el segundo suplente.

El financiamiento es compartido entre el Municipio y los Estados nacional y provincial. Puntualmente, las que se construyen en Colombo recibieron estímulo del Instituto Provincial de la Vivienda, cuyo actual titular es el nicoleño Ismael Passaglia.

En conferencia de prensa, el intendente Manuel Passaglia había anunciado la entrega, aunque enfatizó que para hacer frente al déficit habitacional “se necesitan construir muchas viviendas durante muchos años”. “No va a ser de un día para el otro, por lo tanto no hay que tomar esto como que te anotás y ya tenés una casa”, refirió. El objetivo es tener un relevamiento serio y empezar a aplicar planes y nuevas herramientas para en el corto plazo facilitar el acceso.

(Fotografía: Daniel Dorado)




Comentarios