Luego de la vuelta de último confinamiento, las puertas de la tienda de ropa Marilé abrieron. Cuando ingresaron al negocio se encontraron con la sorpresa de que habían desvalijado el local situado a 100 metros de la Plaza Pringles.

//Mira también Juan Carlos Solalinde amenazó de muerte a un trabajador y luego atacó brutalmente a su hijo

Una de las dueñas, María Elena, declaró: “No nos dejaron nada, se llevaron más de 10 bolsas grandes de consorcio. Arriba de 100 jeans, camperas de marca, blazers, calzas térmicas y mucha mercadería más”. Estiman que el monto hurtado es de aproximadamente $2 millones y medio.

Prevén que los delincuentes ingresaron por la puerta de entrada y cortaron la luz, lo que hizo que las cámaras dejaran de funcionar.

Robaron bolsas grandes de ropa- imagen ilustrativa.

“Han hecho todo tranquilos, tuvieron mucho tiempo. Por eso con los comerciantes que me expresaron su apoyo estamos pensando en contratar seguridad privada porque esto es tierra de nadie y la Policía no hace nada. Es pleno centro, no me quiero imaginar lo que será en los barrios”, confirmó la mujer.

“Por favor le pedimos al señor Gobernador que haga hincapié en toda la seguridad porque San Luis está muy inseguro”, pidió la damnificada.

//Mira también Recaudan dinero para otro puntano con Covid-19 que necesita Tocilizumab

Haciendo referencia al futuro del local: “Estamos muy amargados porque con los tiempos de ahora es difícil reponer y no sabemos cómo vamos a seguir. El comercio está atravesando momentos críticos”.

En la denuncia tomó intervención la Comisaría 1°. Se dijo que se analizarán otras cámaras de seguridad aledañas a la propiedad para intentar identificar a los malvivientes.