Este jueves, el Tribunal Penal de la Cámara de Apelaciones con asiento en la localidad de Concarán (San Luis), condenó a 12 años de prisión a dos personas por el delito de abuso sexual con acceso carnal, calificado por haberse cometido por dos personas en perjuicio de una joven de la Villa de Merlo que al momento del crimen tenía 17 años.

El hecho tuvo lugar en una cabaña de la localidad de Los Molles, Departamento Junín, en el mes de febrero de 2018, luego de que los tres jóvenes compartieran algunas bebidas en un local bailable de la zona.

Lesiones violentas

La abogada querellante Liliana Fernández en los alegatos se refirió que tanto el médico que revisó a la jóven en el hospital como el médico forense del Poder Judicial indicaron en sus respectivos informes y declaraciones posteriores que la joven presentaba lesiones que eran incompatibles con una relación sexual consentida, por el contrario presentaba lesiones violentas y que hubo señales defensa por parte de la joven merlina.

En los alegatos el Fiscal de Cámara, Dr. Mario Néstor Zudaire solicitó para los dos acusados la pena de 12 años de prisión, en los términos del artículo 119, tercer párrafo, apartados A y D del Código Penal, considerando como agravantes el aprovechamiento de las circunstancias para someter a la víctima y la extensión del daño causado, “en el sentido de que este tremendo ultraje tiene consecuencias para toda la vida”, cerró.

Por último en los alegatos los abogados de los imputados, Orlando Villegas y Federico Putelli, señalaron que en el hisopado vaginal practicado a la menor no se encontró material genético que se correspondiera con el ADN ni de M.S. ni de D.B. Que únicamente se hallaron restos de semen en la ropa interior de la chica y que, tal como el mismo M.S. había reconocido, era a razón de una relación sexual consentida entre éste y la joven.

Para los abogados defensores existen en el caso elementos en beneficio de la duda y que por lo tanto pidieron la absolución de los dos imputados.

Finalmente en el debate oral el Tribunal integrado por Luis Manuel Sosa, Sergio Darío De Battista y Sandra Elizabeth Piguillem cedió la palabra a los acusados primero D.B. reiteró su inocencia, señaló que es padre de familia, que sus hijos lo están esperando y que jamás le hizo daño a la damnificada, ni a ninguna otra mujer.

A su turno el otro imputado de iniciales M.S. manifestó que era increíble que él tuviera que pasar por esto, que nunca negó que mantuvo relaciones con la joven y que fueron consentidas.

M.S. mencionó que tiene una hija a quien no ve desde hace tres años, ya que no quiere que vea a su papá en la cárcel. Pidió la libertad tanto para él como para su amigo D.B., y dijo que lo que más desea en la vida es volver a abrazar a su hija.

Condena con agravantes

Finalmente se conoció la sentencia a D.S.B. y a M.O.S. fueron señalados como culpables y coautores materiales y penalmente responsables del delito de abuso sexual con acceso carnal calificado por haberse cometido por dos personas condenándolos a sufrir la pena de 12 años de prisión.

Por tratarse de un delito de instancia privada, no se colocan los datos identificatorios de los condenados ni de la damnificada a fin de preservar su identidad y derecho a la intimidad, privacidad y confidencialidad.