El viernes se cumplirá un mes en el que 1.500 chicos aún no vuelven a las aulas. La medida también afecta al Jardín Maternal de la UNSL. 


El viernes los 1500 alumnos de la Escuela Normal “Mixta” Juan Pascual Pringles (ENJPP), dependiente de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), cumplirán un mes sin clases en lo que va del año por los paros realizados por los docentes. Ante dicha situación un grupo de padres preocupados se reunieron con la rectora de la institución para buscar alguna solución.

Diálogo. Quinteros (centro) recibió a los padres que quieren saber cuándo vuelven las clases. Foto: Martín Gómez. Video: Marina Balbo

Alejandra Quinteros, rectora de la escuela, y los padres de los alumnos de la ENJPP acordaron elevar una nota para las autoridades de la Universidad Nacional de San Luis y a los representantes del gremio ADU, donde les solicitarán que revean la medida de fuerza y que además puedan abrir una mesa de diálogo para acercar posiciones y que los chicos vuelvan a clases.

La rectora comentó a El Diario de la República que: “Los padres manifestaron que es un poco exagerada la medida de parar por tiempo indeterminado y solicitaron que como autoridad arbitre los medios para que de alguna manera les manifieste a las autoridades del gremio y de la universidad esta preocupación. Y también establecer algún canal de diálogo con los docentes para que revisen la medida de fuerza”.

Además añadió que “como autoridad debo decir que el reclamo de los docentes es totalmente válido, pero también reconozco que es importante que los padres se preocupen por la educación de sus hijos. Por supuesto que ellos manifiestan que la defensa de la educación pública no es sólo responsabilidad del Estado, sino de todos los estamentos que conformamos la escuela. Y es totalmente entendible porque es triste ver a sus hijos, como dicen ellos, en sus casas y no en la escuela. Pero esto es parte de la crisis educativa que atravesamos”, explicó Quinteros

Gabriela Toledo, una de las madres que fue a reclamar, dijo que luego de reunirse por más de una hora con la directora “nos pidió que hiciéramos este pedido por nota para que ella lo pueda elevar al Rectorado de la universidad. Sentimos que está preocupada, pero no tuvimos ninguna respuesta de ver qué medidas van a tomar ellos como directivos para restablecer las clases”.

La mujer, tiene su hija en el quinto grado del primario y señaló que “somos conscientes de que esta es una medida nacional y lamentablemente nos afecta a todos porque la decisión no va a ser tomada sólo en San Luis. Y esto nos aleja todavía más de tener una respuesta favorable porque si dependiera de la gente que está acá quizás se podrían generar algunas reuniones y así llegar a un acuerdo. Pero digamos que el pronóstico es todavía más negativo”.

¿Qué pasa en el Jardín Maternal de la Universidad Nacional de San Luis?

Las 21 docentes del Jardín Maternal “Prof. Victoria Quevedo de Fredes” también se adhirieron al paro. Por lo que actualmente los 82 niños que asisten a las salas de 1, 2 y 3 años, están sin actividades. Muchas de los padres y madres de los pequeños también están preocupados porque muchos de ellos deben trabajar y no tienen quien cuide a sus hijos. 

Jardín Maternal de la Universidad Nacional de San Luis “Prof. Victoria Quevedo de Fredes”

Los niños, al ser muy pequeños, tuvieron que hacer al comienzo del inicio lectivo una adaptación de integración junto a un tutor. La adaptación fue progresiva, la primera semana su estadía fue de una hora, la segunda semana de dos y la tercera semana de tres. Por eso lo que preocupa es que tras los paros y demás medidas de fuerzas, los chicos cuando retomen las actividades, será como un volver a empezar. 

Vía San Luis entrevistó a un grupo de madres que sus hijos asisten al Jardín Maternal de la UNSL y muchas de ellas expresaron su preocupación con respecto en dónde y con quién dejar a sus hijos, así como la problemática económica, ya que algunas de ellas debieron contratar una niñera o mandar a sus hijos a otro jardín, mientras se resuelven las medidas docentes. 

Belén, madre de dos alumnos de la institución explicó que: “Me organizó con Lucio e Iván con familiares y planificamos los horarios de trabajo con el papá; y como última opción la niñera”. 

Por otra parte, Daiana explicó que “a Balta se lo ha tenido que llevar mi marido al trabajo” sin embargo ella considera que la medida y el reclamo docente es pertinente por lo que manifestó: “entiendo el paro y apoyo a los profes por que es una vergüenza que no inviertan en educación y que no les paguen lo que corresponde” y añadió que espera que arreglen pronto con el Gobierno nacional así los chicos vuelven pronto al jardín.

Olga contó que la única opción que le quedó, mientras arreglan el conflicto, es mandarlos a otro jardín: “Eso representa un gasto extra, tuve que pagar por adelantado, y tengo 2 chicos, así que me costó $6000. Además ellos extrañan mucho a sus seños del jardín de la UNSL“, y añadió que con mucha preocupación que “la medida afecta a los que menos tienen ya que no tengo con quien dejarlos”. 




Comentarios