Lo hizo en forma de agradecimiento a la comunidad de El Morro.


Los vecinos de San José del Morro vivieron como “una bendición” la visita de monseñor Gabriel Barba, quien tomó la posesión de la Diócesis de San Luis el sábado, en una ceremonia atravesada por la emoción y la sorpresa por un pastor que planifica su apostolado basado en “la escucha” y en “tender puentes”.

Ayer a las 11 celebró su primera misa como obispo, ante unas 50 personas. Lo acompañó el sacerdote Ignacio Lucero, quien es párroco de La Toma y posee dentro de su jurisdicción parroquial a la histórica capilla de El Morro.

Asunción del Obispo de San Luis

“Me manifestó que quería que su primera misa como obispo fuese en la localidad, en la que había estado en las vacaciones de verano; fue como una forma de agradecer a la comunidad. Cuando llegó a la provincia, le mandé un mensaje de WhatsApp en el que le di la bienvenida, entonces me llamó y tras intercambiar algunas palabras nuevamente me manifestó su deseo. El viernes agendamos la visita. La gente vivió con mucha alegría que Barba eligiese al pueblo“, sostuvo Lucero.

“Estuve en la toma de posesión, fue algo muy lindo. Y ahora se suma el hecho de haber compartido, de un modo muy particular, la misa y la Eucaristía dentro de mi parroquia. Es una gratitud para mí como sacerdote; agradecemos el detalle que tuvo con nosotros, con la gente del lugar”, expresó Lucero.


En esta nota:

San Luis Religión Otras


Comentarios