El encuentro de vuelta entre ambos equipos se volvió una batalla campal en pocos segundos y no hubo heridos graves de milagro. 


Los jugadores del Sportivo Peñarol de la provincia de San Juan (oeste) debieron escapar trepando los alambrados del terreno de juego, agredidos por hinchas del local Sporting Victoria de San Luis, en un partido del torneo regional amateur del fútbol argentin, que se suspendió por los graves incidentes.

El hecho ocurrió la noche del sábado cuando empataban 0-0 el partido de vuelta entre Peñarol de San Juan, que había ganado 4-0 en la ida, y Sporting Victoria por el torneo Federal Amateur, de cuarta categoría, camino al ascenso al Federal A.

El equipo local será sancionado “de manera muy fuerte”, dijo este domingo el presidente del Consejo Federal de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), Pablo Toviggino, en declaraciones al canal de noticias TN.

“Seguramente el Tribunal de Disciplina desafiliará al club de la órbita de la AFA”, advirtió el dirigente, quien sostuvo que “esto sucede por la complicidad de la fuerza de seguridad local con el club. Esto no tiene que ver con el fútbol”.

A los 30 minutos, la expulsión del jugador local Walter Quevedo había caldeado los ánimos dentro de la cancha y en las tribunas. Cuando faltaban 15 minutos para el final del partido comenzaron a caer bombas de estruendo sobre el césped y el árbitro paró el encuentro.

Los hinchas locales comenzaron a romper el alambrado y se metieron en la cancha, persiguiendo a los jugadores visitantes, que escaparon trepándose a un alambrado para saltar del otro lado.

Las imágenes de los incidentes quedaron registradas por cámaras de la televisión local y dispositivos móviles de los aficionados presentes.

“Estamos muy mal. Pudo haber sido una tragedia”, declaró el entrenador de Peñarol, Cristian Bove, al sitio Tiempo de San Juan.

“Queríamos entrar en el vestuario, pero un policía nos cerró el portón. Nos empezaron a pegar, no había cómo salir. Nosotros éramos 20, y ellos, 200. A Ernesto Ceballo (jugador) le dieron un rodillazo y lo desmayaron. Están todos los jugadores lastimados”, agregó.

Debido a la violencia en las canchas, desde 2013 se prohibió la presencia de público visitante en los partidos, aunque eso no ha podido detener las muertes relacionadas con el deporte más popular en Argentina: diez en 2018 y 143 en los últimos 20 años, según la ONG Salvemos al Fútbol.






Comentarios