Lorenzo Trigo Rodríguez tiene 10 meses y necesita viajar con urgencia a Buenos Aires para poder vivir. El pequeño de 10 meses padece atrefia de esófago, patología que no permite que los alimentos lleguen con normalidad de su boca a su estómago. Para mejorar su calidad de vida y evitar riesgos para su salud debe ser atendido en el Hospital Garrahan. Su familia pide una rápida solución a la obra social a la que están afiliados.

María Rodríguez, la mamá del menor, explicó que en Buenos Aires cuentan con la tecnología necesaria para intervenir en estos casos. Sin embargo aún no logran resolver lo del traslado, ya que la obra social IOSFA ni siquiera responde los llamados.

“La única solución es que lo trasladen a Buenos Aires, pero la obra social no se hace cargo y necesita de manera urgente ser atendido. Nosotros tenemos IOSFA que es la obra social del Ejercito y las fuerzas de seguridad. La única opción que nos pone es un mail de contacto y no nos contestan hace meses, no sé que están esperando, que se nos muera el niño”, dijo desesperada la mujer a Tiempo de San Juan.

El pequeño ya pasó por ocho operaciones pero necesita ser atendido una vez más en el hospital bonaerense. La atrefia de esófago se desarrolla antes de nacer y afecta a uno de cada 3.500 niños nacidos en el mundo. Y pueden presentar la anomalía de diversas maneras. 

Los recién nacidos afectados por la enfermedad carecen de la capacidad de tragar saliva y se ha descrito que presentan salivación excesiva que requiere succión continua. En la mitad de los casos se presentan anomalías asociadas que, por lo general, incluyen aquellas de la asociación VACTERL (defectos vertebrales, anorrectales, cardíacos, traqueoesofágicos, renales y de las extremidades). El tratamiento definitivo es la intervención quirúrgica, lo que necesita hoy Lorenzo.