El último lunes, los medios sanjuaninos se hicieron eco de la noticia de la detención de dos barrabravas de la hinchada del club Juventud Alianza de Santa Lucía por tenencia de una gran cantidad de LSD (ácido lisérgico). Según fuentes oficiales, los aprehendidos Diego D’apolo, de 36 años, y su sobrino, Enzo D’apolo, de 25. En total, la droga incautada está valuada en $125 mil, siendo el valor unitario de la dosis de alrededor de mil pesos.

//Mirá también: Los dos detenidos por el brutal crimen de La Bebida pasarán al menos 6 meses en prisión

Según publicó Tiempo de San Juan, el personal especializado en Drogas realizaba un operativo de rutina en la zona del barrio El Vivero, en el departamento Santa Lucía. Como vieron a los D’apolo entrar y salir del barrio varias veces en actitud sospechosa, procedieron a su interrogación. Es que, sospecharon, estaban haciendo una especie de “delivery”, según informó la policía al medio sanjuanino.

Al ser detenidos, los muchachos de la barra de Alianza no pudieron ocultar su nerviosismo y por eso los efectivos decidieron realizarles un palpado de urgencia. Allí fue cuando les hallaron las 125 dosis de la droga, que según explicaron, “es muy poco habitual encontrar en San Juan”. Es que, los estupefacientes más comunes que se incautan en los allanamientos de Drogas son marihuana, cocaína o algunos psicofármacos, pero son pocas las veces que encuentran LSD y más aún en esa cantidad.

La principal hipótesis que manejan por estas horas en la Fuerza es que tanto el tío como el sobrino D’apolo se dedicaban al narcomenudeo, es decir, compraban el producto a traficantes para revenderlo. Sin embargo, los investigadores tendrán la tarea de probar si esto es efectivamente así. De igual manera, solo Enzo D’apolo sigue detenido ya que fue él el que se hizo cargo de la droga, mientras que su tío Diego ya fue puesto en libertad.

//Mirá también: Le robaron el teléfono cuando bajaba del colectivo y el chofer persiguió y detuvo al delincuente

Horas más tarde, Diego D’apolo realizó fuertes amenazas en las redes sociales contra quienes supuestamente los habrían delatado: “Mangas de vigilantes, le salió mal la jugada, igual ya sabemos dónde viven ahora esperen la vuelta”, sostuvo.