Pablo Santiago Golpe, el fotógrafo denunciado por al menos 30 alumnas de un colegio religioso, finalmente se entregó en la madrugada del martes en la Central de Policía. El hombre viajó de Córdoba a San Juan acompañado por un hijo y otras dos personas, y quedó a disposición de la Justicia. Ahora deberá afrontar las acusaciones que pesan sobre él: abuso sexual y exhibiciones obscenas durante el viaje de egresados de estudiantes de apenas 11 años.

El sujeto decidió presentarse en la sede policial después de que el juez Pablo Flores, del Segundo Juzgado de Instrucción, pidió su captura nacional e internacional. Golpe iba a ser detenido el domingo, cuando el contingente de alumnas de sexto año A y B del primario de El Tránsito llegó a San Juan después de una experiencia de terror en Córdoba. Efectivos policiales se agolparon en la Terminal de Ómnibus, sin embargo el colectivo llegó sólo con las religiosas y las estudiantes, y el acusado nunca apareció.

Después de dos días de intensa búsqueda, fue el propio fotógrafo quien decidió entregarse a la Policía. Golpe tiene al menos 30 denuncias por abuso y exhibiciones obscenas en el viaje de estudios de las menores. Según el relato de las presuntas víctimas, el hombre que acompañaba para registrar los gratos momentos les mostró sus partes íntimas, les pidió que posaran mostrando la cola e incluso algunas afirman que las manoseó.

El episodio ocurrió durante el recorrido Córdoba-San Juan y fue informado por 13 de las 35 alumnas. Pero fue varias horas después, ya que las monjas y autoridades del establecimiento escolar le quitaron los celulares a las niñas para que no pudieran contactarse con sus padres y el hecho no trascendiera. Tras conocerse la noticia, los papás hicieron regresar de inmediato al contingente del viaje de estudio, según publicó Diario Huarpe.