Si no caen más precipitaciones, será un año pobre en agua. Hubo cinco temporales, pero la mayoría en la zona precordillerana.


Desde el Gran San Juan se ven los picos nevados en la Cordillera de los Andes e inmediatamente quienes no son especialistas asocian este paisaje con un buen año hídrico. Pero lo cierto es que el pronóstico viene siendo bastante malo: sólo hay el 29% de la nieve necesaria para que haya un buen caudal de agua en la temporada 2020/2021. A esto se le suma que de los cinco temporales que hubo hasta el momento, varios no fueron en la región cordillerana, que son los que permiten aseguran mejores caudales. Queda esperar temporales en agosto.

El secretario del Agua y Energía, Juan Caparrós, le dijo a Diario de Cuyo que en la zona cordillerana se han depositado 35 centímetros de nieve cuando son necesarios 120 centímetros para asegurar una buena temporada. “Los mayores temporales se han registrado desde Mendoza hacia el sur, pero no ha ocurrido lo mismo en San Juan”, indicó el funcionario, y agregó que “por ahora el panorama no es alentador, esperemos que pueda caer más nieve en agosto”, añadió.

En los diques se guarda el agua para hacerle frente a las temporadas de sequía.

Sobre los temporales registrados, éstos ocurrieron uno el dos de junio y los otros cuatro, durante julio. Los últimos dos, que datan del 23 y del 24 de julio, no generaron la mayor precipitación nívea en la cordillera, con lo que se agrava el problema. Agosto es la última esperanza, esperan al menos que se acumule el 40% de la nieve necesaria. 

Pensando en una muy mala temporada, el Gobierno arrancó a preparar la batería de pozos de la provincia. Son 60 los pozos que tiene el Estado, pero están funcionado 30. Por eso, decidieron comenzar a ejecutar un plan de reactivación de las perforaciones. Para agosto, se llamó a licitación para recuperar 18. Al mismo tiempo, se organizarán reuniones períodicas para ir analizando paso a paso cómo se trabajará con los tres diques que acumulan el agua en la provincia. 




Comentarios