Por ahora San Juan no habilitó las salidas recreativas pese a no tener casos positivos de coronavirus.


En San Juan entraron en discusión los paseos recreativos que dispuso el fin de semana pasado el presidente Alberto Fernández. Si bien en la provincia no hay casos positivos de coronavirus (las dos pacientes infectadas que había ya se curaron), el gobernador Sergio Uñac todavía no confirmó si se autorizará o no esta medida. Mientras tanto especialistas locales aconsejaron habilitar las salidas para que los niños, sobre todo, puedan tener contacto con el mundo exterior.

Federico García (psicopedagogo), Fernanda Eguizábal (psicóloga) y Vanesa Gonzñalez (pediatra) aconsejaron flexibilizar la cuarentena y aseguraron a Diario de Cuyo que esto traerá muchos beneficios para los chicos, sobre todo en relación a su salud mental. Los profesionales además señalaron que los más pequeños son los que más respetaron el aislamiento y que algunos ya llevan más de un mes sin salir de sus hogares.

“A lo largo de este tiempo de aislamiento social obligatorio, he tenido la posibilidad de ir observando y escuchando relatos de las distintas manifestaciones emocionales en niños. Algunas de estas manifestaciones son: irritabilidad, berrinches, trastornos en el sueño, temores nocturnos, retraso en desarrollos adquiridos -como el control de esfínter y el autovalimiento-, regresión a nivel motriz y a nivel lingüístico, entre otros”, explicó Eguizábal, quien apoyó la “salida cuidada y programada de los niños”.

GRAFCAT5654. BARCELONA, 28/04/2020.- Dos niños y un adulto pasean en bicicleta por la Plaza de Cataluña de Barcelona este martes, cuando se cumplen 45 días de confinamiento por el estado de alarma decretado por el Gobierno por la crisis del coronavirus. EFE/Enric Fontcuberta

García, por su parte, afirmó que los niños hicieron regresiones por la cuarentena y manifestó que es importante que se les permita salir de sus casas. “Los cerebros de los niños están bloqueados, sumado a que los papás no tienen las herramientas ni los medios de conocimiento para actuar. El niño necesita jugar al aire libre y descontracturarse. Los chicos que más sufren el encierro son los que tienen entre 1 y 7 años, porque son los que más necesitan descargar energía, estar al aire libre; y a la vez son los que no tienen tanto acceso a las palabras”, comentó.

La pediatra González comentó que con una simple caminata por la vereda podrá notarse mejoras en la vida espiritual, mental y física de los niños. “Los chicos tienen mucho estrés. Sienten mucho miedo de infectarse, de que sus seres queridos puedan contagiarse y que los puedan perder. Es muy importante que los chicos salgan, aunque sea una hora. Ellos deben ver que son los que más aguantaron encerrados y tienen que comprender que hay futuro. Eso les generará un bienestar mental y por consecuencia físico también”, agregó.




Comentarios