Un hombre identificado como Carlos Alberto Correa, de 40 años, está siendo juzgado por estafar por al menos 3 millones de pesos al Banco San Juan. El exempleado está acusado de desviar a su cuenta personal ingresos de cientos de tarjetas de crédito, al cabo de 4 años. Sin embargo para zafar de la condena (según la ley podría ser de 1 y 3 años de prisión) solicitó la probation, es decir que ofrece tareas comunitarias para remediar lo que hizo.

El caso fue denunciado el 16 de enero de 2016, cuando el sujeto llevaba apenas unos seis meses trabajando en la entidad bancaria. Cumplía funciones justamente en un sector clave, en el de cobro de las tarjetas de crédito y la tentación por el dinero lo llevó a desviar algunos de esos ingresos a su propia cuenta y también la de un pariente. Fue así que en 4 años se acreditó 3 millones de pesos.

Pero el rojo en las cuentas llevó a una auditoría. Los números lo complicaron y no sólo fue denunciado y echado formalmente por el banco, sino que fue procesado por defraudación por malversación de fondos.

Ahora espera la sentencia final del juicio que le inició la entidad. Antes, como última jugada, intenta que el juez Ernesto Kerman le conceda la probation con el argumento de que el banco ya cobró el seguro por el dinero desviado.

En principio Correa está dispuesto a realizar tareas comunitarias en el rubro administrativo en alguna entidad de bien público. La Fiscalía está a favor pero el abogado del banco, Rubén Pontoriero, se opuso. Será el magistrado quien deberá decidir y responder.