Se trata de un reconocido instructor de parapente de la provincia de San Juan. Estuvo prófugo por años.


Rodolfo Blanco, de 55 años, aceptó haber abusado de su hijastra y podría ir preso por 9 años. Así lo aseguró el diario Tiempo de San Juan, que informó que el sujeto firmó un acuerdo por juicio abreviado en la Sala I de la Cámara Penal, del Poder Judicial de San Juan. Blanco está preso hace un año pero pasó más de tres prófugo, tras la denuncia de su ex pareja.

Blanco es un reconocido instructor de parapente de la provincia y además es hijo de un ex represor sanjuanino que fue condenado por crímenes de Lesa Humanidad. Su hijastra, la víctima, tenía 11 años cuando comenzaron los manoseos por parte de Blanco pero recién pudo confesarle a su madre lo que ocurría a los 17 años.

Según el medio local, Blanco aprovechaba las noches, cuando la mujer dormía y la niña estudiaba, para manosearla. Así se mantuvo la situación hasta que la menor tuvo 13 años y su mamá se separó de Blanco. Años después, cuando la mujer estaba por volver a estar en pareja con el parapentista, la niña le confesó a su madre lo que le hacía su padrastro. La denuncia, fue radicada inmediatamente, era el año 2015 pero Blanco se fugó.

Recién en marzo de 2018, el parapentista fue detenido por efectivos de Seguridad Personal, de la Policía de San Juan. Desde entonces está preso en el Servicio Penitenciario Provincial y, tras el acuerdo con la fiscalía, podría pasar ahí otros 9 años. Mediante un juicio abreviado, Blanco llegó a un acuerdo entre su abogado y la fiscal Marcela Torres. Ahora sólo resta que la jueza, Silvia Peña Sansó de Ruiz, decida si acepta el acuerdo entre las partes o le da a Blanco una pena menor. El martes se conocerá la definición de la Justicia.




Comentarios