Al principio se creía que el niño había convulsionado pero ahora se confirmó que fue muerte súbita. Pasó en San Juan. 


Alejo Jonás Brizuela, un nene de 12 años, que murió este fin de semana conmocionó a toda la provincia de San Juan. Es que el menor jugaba a la pelota en el interior del Barrio Ferroviario, en la Capital sanjuanina, cuando cayó desplomado al suelo. Las primeras versiones de la Policía indicaban que habían visto al niño convulsionar y que al caer se golpeó la cabeza con el cordón cuneta. Ahora se confirmó que esta información era errónea. 

Así lo aseguró el diario Tiempo de San Juan. “Jonás Alejo Brizuela, de 12 años, falleció de muerte súbita, así lo confirmó la fuente policial”, publicó el medio sanjuanino. Así, tras la autopsia, se desechó la historia que decía que el pequeño había muerto por un golpe en la cabeza. El mismo diario también detalló que Jonás ya tenía antecedentes de problemas cardíacos y había sido atendido en el mismo Hospital Guillermo Rawson, a donde llegó ya sin vida. El niño falleció de muerte súbita, indicaron los médicos. 

Jonás iba a la escuela Fonseca, también en Capital, y el domingo fue despedido por sus compañeros que se pararon en la puerta del colegio, de guardapolvo blanco, para ver pasar el cortejo fúnebre de su compañero fallecido. Jonás fue velado en su propia casa, el barrio más conocido en San Juan como la “Villa la Puñalada” y fue enterrado en el cementerio de Las Chacritas, en la localidad de 9 de Julio

El niño era muy querido en la “Villa la Puñalada” y vivía sobre calle Cortínez, a metros de donde falleció este sábado mientras jugaba a la pelota con otros dos niños de la zona. En las redes sociales, se multiplicaron los mensajes de dolor por la muerte del pequeño Jonás




Comentarios