Cada semana, alrededor de treinta mujeres salteñas tejen con sus propias manos abrigo para las personas más vulnerables de los barrios periféricos y los parajes de los cerros de Chicoana. Con mucho esfuerzo, convierten 35 kg de lana en guantes, bufandas, gorros, escarpines de bebé y cualquier otro artículo de abrigo para proteger de las bajas temperaturas que llegan a Salta durante el invierno.

El programa se llama Tejido Solidario, y fue implementado en el 2011 bajo la gestión del intendente Esteban Ivetich. Con el paso del tiempo, vecinas de distintas edades se fueron acercando de forma desinteresada al espacio con el objetivo de ayudar.

Alrededor de 30 mujeres se reúnen para tejer abrigo para las comunidades necesitadas de Chicoana y alrededores.Acción Social

De esta forma se fueron sumando Mónica Balderrama, Bety Ruiz, Jésica Ortiz, Julia Tolaba y muchas más, para confeccionar elementos de abrigo durante las tardes de invierno. Los mismos se reparten luego en los parajes de la municipalidad. Con este abrigo, los vecinos pueden pasar los fríos intensos de las zonas del campo y montaña.

Todas las tejedoras trabajan ad honorem con el único objetivo de ayudar al prójimo. Se juntan los martes y jueves en Acción Social, para tejer durante varias horas entre mates y bollos caseros. También colaboran elaborando ropa de abrigo para los recién nacidos, y mantas para bebés. Toda la lana es adquirida por la comuna, y la distribución la maneja la comuna de Chicoana.