Días atrás, la productora agraria Gladys Cruz denunció que un grupo de mujeres la torturaron por un conflicto de tierras en plena Puna salteña. Entre otras cosas, relató que la obligaron a tomar orina y la hicieron morder por perros. La última novedad sobre el caso es que el fiscal Federico Jovanovics imputó a Patricia Argentina Coria, Vilma Esperanza Coria y Lucrecia Sergia Coria por los delitos de lesiones agravadas por la participación de dos o más personas, coacción agravada y robo en despoblado y en banda, todo ello en concurso real. A Concepción Coria por lesiones agravadas por la participación de dos o más personas y por el mediar violencia de género, coacción agravada y robo en despoblado y en banda, todo ello en concurso real.

El violento hecho ocurrió el 26 de mayo. Cruz relató que ese día observó que el rebaño de ovejas y burros de la familia Coria, usurpaba su terreno y que les gritó “saquen sus ovejas”. Entonces, Patricia Coria corrió y la golpeó. Luego se sumó la madre, Lucrecia Coria, la hermana Vilma Coria y junto a las otras mujeres, intentaron asfixiarla. También denunció que le dieron de beber orines de una lata, la siguieron amenazando y cuando logró pararse, dos de ellas la sujetaron desde adelante y por detrás, la mordieron dos perros de la familia.

“Nosotros vivimos ahí desde hace mucho tiempo, mi padre nació y murió en Las Cuevas. Mi abuelo habitó este lugar mucho antes y falleció a los 93 años, hace ya décadas. Imagínense, no somos nuevos, cultivamos desde hace más de un siglo habas, papa, maíz, cebollas, hortalizas, hacemos queso de cabra, de oveja y vivimos de esta tierra y de sus frutos”, había contado la mujer días atrás.