El fallo que condenó a 19 de prisión efectiva a Agustín Morales por el crimen de su abuela, María Leonor Gine, desilusionó y llenó de impotencia a tres de las cuatro hijas de la víctima, quienes se constituyeron en querellantes y pedirán la perpetua para el joven de 21 años.

“En nombre de mis hermanas, no por la madre de Agustín por supuesto, incluso por mi sobrino Lucas, que fue el primero en ver a mi madre sin vida, estamos todos de acuerdo en apelar el fallo porque sentimos que fue una decepción total”, contó María Fernanda Pérez Gine en una charla con El Tribuno.

Agustín Morales fue condenado por el delito de homicidio calificado por el vínculo mediando circunstancias extraordinarias de atenuación -adicto a las drogas-, en concurso real con violación de medidas sanitarias por la pandemia. Por su parte, Federico Detzel fue absuelto lisa y llana por el delito de homicidio calificado y por el beneficio de la duda por el delito de encubrimiento, mientras que Tania Aguirre fue absuelta lisa y llanamente por ambos encuadres legales.

Consultada sobre si considera que su sobrino podrá reinsertarse en la sociedad después de cumplir la pena de 19 años , Fernanda expresó que no lo cree posible porque con la familia hicieron muchos intentos para ayudarlo pero Agustín, lo único que quería era drogarse y no tenía ningún incentivo. “Todos los estudios, psicológicos y psiquiátricos, dijeron que estaba cognitivamente perfecto, psicológica y psíquicamente también. Lo único que salió es que tiene una personalidad psicopática, que no es una enfermedad, como dijeron en el juicio, es algo que va a tener toda la vida”, destacó. “No es odio lo que siento, es tristeza, decepción y mucha angustia”, agregó.

“El culpable de haber asesinado a mi mamá es Agustín, pero mi hermana -María José- y su padre, Cristian Morales, son responsables de no haber podido controlar. Porque sabemos que una persona así puede ser incontrolable, pero sí tenían la responsabilidad de no dejarlo en la casa de mi mamá, a pesar de que mi mamá pesaba que con amor podía ayudar a su nieto”, finalizó.