Este lunes se llevó a cabo la primera audiencia en el juicio por el asesinato de Leonor Gine, que tiene como imputados a su nieto, Agustín Morales, también a Federico Detzel y a Tania Aguirre. El primero enfrenta dos agravantes debido a su vínculo con la víctima, y también el hecho de haber ejercido violencia de género.

En esta primera jornada se escucharon los testimonios de nueve testigos, entre policías que intervinieron en la investigación y familiares de la víctima. Los imputados se abstuvieron de declarar. En este contexto se supo que las defensas de Detzel y de Aguirre buscarán demostrar que ambos acusados no estuvieron en la escena de crimen.

Gabriela Arellano, abogada de Aguirre, dijo que su defendida ingresó al departamento después de que encontraran muerta a Gine. “Ella declaró en dos oportunidades que su único delito es ser prostituta, es decir haber ido a ese departamento, ofrecer sus servicios y retirarse. El departamento de la víctima era amplio y donde Tania estuvo era imposible que haya visto algún indicio del femicidio”, subrayó.

Además confirmó que no encontraron rastros de ADN de su defendida en la escena del crimen. Sobre el móvil del femicidio, Arellano dijo que aparentemente fue el robo de dinero. “Acá el único autor del crimen lamentablemente es el nieto de Gine. Tenemos que ser respetuosos con la familia pero hay informes del CIF que dan cuentas de eso”, informó.