Psiquiatras del CIF dieron su testimonio y destacaron que además, el acusado abusa del alcohol y las sustancias estupefacientes.


En la audiencia que tuvo lugar el lunes, en el juicio por el femicidio de Paola Álvarez, declararon nuevos testigos que complicaron aún más al acusado, Santiago Zambrani y a su madre, Amalia Huergo, que está acusada de ser partícipe en algún punto.

Le tocó declarar a las psiquiatras del CIF, quienes realizaron el análisis de las personalidades del acusado y su madre, y sostuvieron ambos presentan rasgos psicopáticos.

Santiago Zambrani (Fiscales Penales)

En el caso de Huergo, una de las psiquiatras explicó que tiene “tiene personalidad psicopática. Revela impulsividad. Tiene dificultad para establecer vínculos con su entorno y en relación a su grupo familiar, tienen una relación es simbiótica con retroalimentación de ambas partes.”

Agregó que la mujer tiene rasgos “manipuladores, con tendencia a la mendacidad y discurso contradictorio.”

De Zambrani, la psiquiatra manifestó que de acuerdo a su análisis, el acusado “anestesia emocional, reticente a colaborar, personalidad psicopática narcisista”, agravado por el consumo de alcohol y sustancias estupefacientes.





Comentarios