Cristina Ulibarri murió mientras la doctora Norma Brandoni le realizaba una práctica médica de alto riesgo. 


Cristina Ulibarri murió el pasado 13 de abril mientras la doctora Norma Brandoni le realizaba una práctica médica en el consultorio Santa Agatha, ubicado en la calle Santa Fe de la capital. 

Meses después, la Fiscalía Penal 1 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Pablo Rivero, requirió juicio para la médica por el delito de homicidio culposo por mala praxis en perjuicio de la paciente. 

En abril del año pasado, Cristina Ulibarri fue con su hermana al consultorio de Brandoni a realizarse una infiltración radicular en la zona cervical y falleció mientras se realizaba la práctica. Fue asistida por el SAMEC pero no lograron salvarla. 

Centro Agatha

En el requerimiento, el fiscal evalúa que Norma Beatriz Brandoni incurrió en una serie de negligencias antes y después del procedimiento de bloqueo radicular, en contra de lo que indica la lex artis, teniendo incidencia directa en la causa de muerte de Ulibarri.

Se analiza la conducta asumida por la médica, quien realizó un procedimiento invasivo sin haberle pedido a la paciente estudios previos. La segunda omisión consiste en no haber informado a la paciente sobre los riesgos que conlleva el bloqueo radicular.

Por último, otra falta considerada como grave fue que la médica no tenía un desfribilador en su consultorio. 






Comentarios