La tuberculosis continúa siendo la enfermedad infecciosa más mortal a nivel mundial, incluso por delante del virus del sida, informó este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según cifras de la entidad difundidas en su nuevo reporte anual, alrededor de 1,6 millones de personas murieron en 2017 como consecuencia de la enfermedad, mientras que otras 940.000 muertes se produjeron a causa del VIH.

Se cree que cerca de diez millones de personas en todo el mundo estaban infectadas con tuberculosis en 2017, aunque la OMS registró oficialmente 6,4 millones debido a que algunos casos no son reportados o están mal diagnosticados.

La tuberculosis es considerada habitualmente una "enfermedad de la pobreza", ya que está distribuida en regiones estructuralmente pobres de África, Europa del Este y Asia Central. Dos tercios de las nuevas infecciones fueron registradas en India, Indonesia, China, Pakistán, Bangladesh, Nigeria, Sudáfrica y Filipinas.

La enfermedad es curable con antibióticos, aunque sin tratamiento puede ser fatal.