Se comienza a flexibilizar el aislamiento en el municipio salteño de Orán, que desde hace semanas está en Fase 1 por el aumento de casos de coronavirus, y su precario sistema de salud. A partir de este miércoles, los comercios podrán abrir sus puertas y atender de manera presenciaj bajo las normas establecidas por el protocolo de bioseguridad.

Lo confirmó el ministro de Gobierno, Derechos Humanos, Trabajo y Justicia, Ricardo Villada en conferencia de prensa junto al intendente local, Pablo González y el presidente de la Cámara de Comercio de Orán, Ariel Zablouk. "Hoy la situación epidemiológica de Orán está descomprimida gracias al esfuerzo de todos, y a raíz de esto, podemos flexibilizar la actividad comercial", dijo Villada.

Los comercios pueden volver a abrir sus puertas pero deben cumplir con las ya conocidas medidas como el control de la cantidad de gente dentro de los locales (debe ser menos del 50%), también la obligatoriedad del barbijos y/o tapabocas; mantener el distanciamiento social; disponer de alcohol para la limpieza de las manos, y la continuidad del uso del DNI para los días asignados. El horario de cierre debe ser las 20.

Por su parte, Villada comentó que se logró fortalecer el sistema de salud en el hospital cabecera de Orán "San Vicente de Paul", y anunció que se realizarán obras de ampliación en el lugar.