El presidente de la Fundación Siwok dijo que lo que necesitan las comunidades originarias es educación a largo plazo.


Alejandro Deane es el presidente de la Fundación Siwok, una organización que trabaja para mejorar la calidad de vida de las familias de los pueblos originarios del Chaco Salteño, Wichi, respetando su cultura y costumbres mediante proyectos que promuevan el acceso al agua potable, el desarrollo de la agricultura y emprendimientos productivos como fuentes sustentables de alimentación e ingresos.

Alejandro Dean dedica su vida a ayudar a las comunidades wichis.

En diálogo con FM Profesional, el ingeniero Dean se refirió a la vida de las comunidades que fueron noticia antes de la pandemia por las numerosas muertes por desnutrición, y como se desarrolla en el contexto de la pandemia, con un sistema de salud que no es muy amigable para estas comunidades, que suelen resistirse a ser atendidos.

Según Dean, a pesar de la necesidad de infraestructura e inversiones, el problema de raíz es que no existe una política de educación a largo plazo. “Las madres adolescentes que hay en las comunidades, los niños y los adultos no entienden lo que es alimentación saludable, no entienden la importancia de la higiene o de la calidad del agua que consumen, muchos de ellos no tomaron un baño en sus vidas”, contó Dean.

Es por este motivo que el presidente de la fundación remarca la importancia de una educación sostenida y adecuada a la cultura y el idioma wichi, “para que las comunidades interioricen los cuidados que deben tener en pos de su cuidado y el de su familia”.




Comentarios