Se trata de Antonio Vera, quien estaba prófugo desde el 14 de mayo. En la causa hay 11 imputados, entre ellos el intendente de Tartagal.


El empresario Antonio Vera estaba prófugo desde que comenzó la investigación por el robo de caños del Gasoducto NEA. La semana pasada lo detuvieron en Buenos Aires y quedó imputado por los delitos de “robo calificado en concurso real con falsificación de instrumento privado”.

El juez federal de Garantías de Orán, Gustavo Montoya, ordenó su detención por pedido del fiscal federal Eduardo José Villalba, de la Unidad Fiscal Salta, Permanecerá en prisión por un plazo de cuatro meses.

Vera es uno de los 11 imputados en la causa, que también involucra al intendente de la localidad salteña de Pichanal, Jorge Prado, su secretario de Hacienda, Fredy Céspedes y varios empresarios de Salta, Mendoza y Buenos Aires.

Según las pruebas, Antonio Vera estuvo ligado a la extracción y venta de los caños del Gasoducto en Salta y en otros puntos del país. Incluso creó un empresa ficticia llamada Vera S.A para darle un marco legal a sus operaciones. Así, con documentación falsa, entre ellas facturas y remitos, Vera disfrazó distintas operaciones realizadas con empresario del rubro.




Comentarios