El sacerdote asegura que los hombres le pidieron dinero a cambio de desmentir las denuncias en su contra.


Sigue el revuelo entorno a las denuncias por abusos sexuales en la Iglesia salteña. El sacerdote José Carlos Aguilera denunció a dos hermanos por falsa denuncia, extorsión y coacción. Se trata de dos hombres que junto a otras tres personas denunciaron al cura por abuso sexual. Su acusación está en el fuero canónico pero no en el penal

Acompañado de su abogado, Juan Casabella Dávalos, Aguilera se presentó el pasado 3 de abril en la Comisaría Séptima para denunciar que dos hermanos de Rosario de Lerma le pidieron 500 mil pesos para desmentir las denuncias que radicaron en el fuero eclesiástico.

Relató que el 15 de enero se encontró con uno de los hermanos en la calle y que este le contó que había sido presionado para acusarlo. Luego, anotó el número telefónico de Aguilera para comunicarse con él. A partir de ahí intervino el abogado Casabella, quien asegura tener pruebas de la extorsión por parte de los hermanos. Por su parte ellos, sostienen que el letrado los hostigó.

En el fuero canónico, los hermanos relataron que fueron abusados por Aguilera en la década de los 90. Dijeron haberlo conocido cuando eran adolescentes, cuando fue invitado a la parroquia de Rosario de Lerma por el cura Emilio Lamas, también acusado de abuso sexual.

Incluso uno de ellos contó que fue abusado por Lamas. Esto podría abrir una investigación sobre una posible connivencia entre los religiosos en el caso de que los hermanos decidan sumarse a las denuncias penales por abuso sexual.

Recordemos que la Corte de Justicia de Salta tiene en sus manos la prescripción del caso del cura Emilio Lamas. También deberá decidir el destino de la causa contra Aguilera. 




Comentarios