El hombre estaba maniatado y golpado dentro de la obra donde trabajaba.


El brutal crimen de un albañil oscureció la mañana del municipio salteño de Tartagal. El hombre estaba maniatado dentro de la obra donde trabajaba. Todavía no hay detenidos.

Su hermano entró a la vivienda en construcción y se encontró con la peor escena. La víctima había sido golpeada y tenía un profundo golpe en la cabeza. Además, en el lugar faltaban herramientas de trabajo y estaba todo desordenado.

“Sabemos que la víctima de este violento homicidio trabajaba en el lugar y también hacía de sereno. Su hermano nos dijo que las heridas parecen de machetazos”, relató un policía.

El lugar se encuentra al lado de una escuela primaria y frente a una plaza de juegos, donde la gente de la zona asegura que hay buena iluminación y circulación de personas.




Comentarios