Una buena noticia. En un fallo inédito, la justicia salteña autorizó a una pareja salteña a tener un hijo o hija a través de la subrogación de vientre, método también conocido como "viente de alquiler". En este caso, la gestante será la sobrina de uno de los cónyuges.

La maternidad subrogada, gestación por sustitución o viente de alquiler es na práctica mediante la cual una mujer accede a gestar un bebé a través de un contrato económico para otra persona o pareja, quienes luego se convierten en progenitores del bebé.

Se practica en diversas partes del mundo y ahora se realizará por primera vez en Salta. Fue el Centro de Reproducción Humana Asistida (SARESA) el que presentó el pedido a la Justicia salteña.

El Juzgado Civil de Personas y Familia de 5° nominación a cargo de la jueza Alejandra Diez Barrantes, en un fallo ejemplar, autorizó la práctica y ordenó que el niño/ niña que nazca por esta Técnica de Reproducción Humana Asistida sea inscripto/a en el Registro Civil como hijo de sus padres intencionales y no de quien lo dará a luz determinando que el bebé no tendrá vínculo filial con la gestante.

Por otro lado, los padres deberán informarle a su hijo o hija sobre su origen gestacional cuando adquiera la edad y grado de madurez.