Pasadas las 18 del miércoles, un impresionante temporal azotó la localidad salteña de Guachipas, reviviendo arroyos secos, arruinando cultivos, y anegando viviendas y calles.

El inesperado temporal se caracterizó por la torrencial caída de agua que no duró más de diez minutos, arrastrando agua, barro y piedras dentro de las viviendas de los sorprendidos vecinos que no salían de su asombro.

A su vez, la tormenta bombardeó la localidad con una violenta caída de granizo que perjudicó gravemente a los pequeños productores de tabaco que hay en la zona y que se encuentran en plena cosecha. Decenas de hectáreas de tabaco quedaron completamente arruinadas por la insólita tormenta.

"Si bien fue una tormenta de corta duración, la caída de granizo fue muy intensa. Estaba todo blanco. Además, estuvo acompañada de viento fuerte. Los arroyos crecieron de un modo impresionante y el agua se metió en todas las casas, hay unas pocas familias que tendremos que evacuar porque es imposible que se queden en las condiciones que están sus viviendas, y hay otras que tenemos que ayudar a que saquen el barro y el agua para que se puedan quedar. Muy difícil esta situación", dijo el intendente de la localidad, Nestor Parra.

El jefe comunal calculó que la caída de granizo destrozó al menos 100 hectáreas de cultivo de tabaco, lo que significa un golpe para la comunidad.

"No nos esperábamos para nada esta lluvia tan intensa; incluso los pronósticos no anunciaban lluvia aunque los productores esperábamos agua para el tabaco y el maíz, pero tanta y tan de golpe con tanto granizo, arruinó todo, es muy lamentable", agregó en diálogo con El Tribuno.