El piloto salteño recibió un piedrazo en la tercera etapa del Dakar, en la que finalmente terminó séptimo, al igual que en la general.


La tercera etapa del Rally Dakar se presentó complicada para el menor de los Benavides, Luciano, quien tuvo unas cuantas complicaciones con la navegación que lo hicieron perder algunos minutos. Pero la peor parte fue cuando una moto lo adelantó y, en la acelerada, una piedra salió despedida e impactó en la mano izquierda de Luciano, que debió conducir aún 50 kilómetros con un dolor intenso.

“Fue una etapa dura, de difícil navegación y un piloto que iba adelante en un tramo aceleró y una piedra me golpeó la mano. En realidad me cubrí la cara y hasta el final traté e aguantar aunque me dolía bastante. Me afectó ese dolor pero al final veníamos todos suaves, perdidos y ahora a analizar y esperar que no sea nada”, manifestó Luciano al finalizar la carrera.

Sin embargo, horas más tarde, desde su cuenta de Instagram, Luciano llevó tranquilidad a sus seguidores asegurando que no hay fractura: “una piedra casi me revienta la mano, por suerte no hay nada roto y es sólo dolor! Al final la etapa fue recortada porque faltaba un waypoint en el gps así que nadie lo encontró. Vamos a darleee”, escribió Luciano.

Kevin Benavides, 3 etapa

En esta tercera etapa, Luciano terminó en el puesto 7, al igual que en la tabla general. Por otra parte, su hermano mayor, Kevin, aunque también manifestó que la tercera etapa resultó algo confusa, terminó tercero y quedó segundo en la general.




Comentarios