“Misa de medianoche” es una de las series más vistas de Netflix. El director estadounidense Mike Flanagan, no solo logró provocar sustos, también ubicó a su producción dentro de las tendencias.

//Mirá también: Las siete series parecidas a “El juego del calamar” que deberías ver en Netflix

Imagen de la serie "Misa de Medianoche". (Netflix)

La historia cuenta cómo un pueblo de muy pocos habitantes se ve alterado tras la llegada de un misterioso sacerdote que trae consigo supuestos milagros. Terror y drama religioso se fusionan en pos de la creación de una atmósfera siniestra.

Así como Stephen King suele hacerlo en sus novelas, Flanagan le dio poder al escenario en donde sucede su historia. El pueblo también es protagonista.

Flanagan primero pensó a los personajes principales, después la disposición del pueblo y luego buscó una isla real que se pareciera a lo que había imaginado. La producción encontró el lugar indicado. Sin embargo, llegaron a la conclusión de que sería muy difícil y costoso grabar allí, debido al traslado del equipo.

Entonces el cineasta decidió crear su locación desde cero, no se inspiró en ninguna isla real para construirlo. Las casas del pueblo fueron construidas en Garry Point Park, al suroeste de Richmond, Canadá, y el resto de la ciudad, Town Square y Main Street, se construyó en medio de una granja en Langley, en un campo vacío.

,

El éxito de sus producciones se consolidó en 2018 con “La maldición de Hill House”, la primera serie de terror a la que le fue bien en Netflix.

//Mirá también: “Jaguar”: la nueva serie española de Netflix sobre el nazismo

En la historia un grupo de hermanos que, de pequeños, crecieron en lo que sería la casa embrujada más famosa del país. Ahora de adultos, y forzados a volver a estar juntos frente a la tragedia, la familia finalmente debe enfrentar los fantasmas de su pasado.