El verano pasa y ya hay que ir pensando en las tendencias de otoño e invierno. El chaleco es sin dudas una de las favoritas y ya está apareciendo en las nuevas temporadas de las marcas locales. Aunque muchos no lo crean, es una prenda bastante abrigada y, además, ¡muy cómoda!

El chaleco queda muy canchero y vuelve al look moderno además de aportar originalidad. A pesar de que nos vamos a cansar de ver estos chalecos, siempre tenemos la posibilidad de agregarle a la moda un poco de nuestra impronta. Hay una gran variedad de modelos en el mercado. Podemos optar por un chaleco “crop”, bien corto de lana o de hilo liso o con algún diseño en el tejido. Otra opción son los chalecos de lana bien gruesa y de un largo medio, donde podemos elegir entre un cuello alto como de polera o un escote en V.

Otra de las opciones que las marcas nos ofrecen, y tengo que decir que es de mi preferidas, es el chaleco tipo poncho que es bien largo, está hecho con una lana muy gruesa y es bastante amplio. Esta prenda sin dudas va a ser mi elegida para pasar los días fríos.

Si bien hay chalecos de todos los colores, mis tonos predilectos son los marrones o “nudes”. Es momento de buscar el modelo que más te guste y sumar a tu armario esta prenda que está en boga. La combinación favorita de las distintas marcas para este chaleco es sin dudas una camisa blanca oversize. Otra buena opción, para un chaleco escote en V, es usar debajo una polera.

Una actividad recreativa que esta buena para el invierno y nos saca de las pantallas es tejer, y una mejor noticia aún es que tejer chalecos de lana es super fácil y se aprende rápido. Stockeate de lana para los meses que se vienen y animate a crear tu propia prenda estrella de la temporada como más te guste a vos.

A tus looks con el chaleco las podes agregar unos borcegos, con un vestido manga larga y un chaleco tejido hacen un gran atuendo. Los borcegos son el calzado atemporal por excelencia. Este tipo de bota también tiene distintos estilos, y gracias a grandes firmas como Prada están en pleno auge. Su punto fuerte es que se pueden usar en cualquier época del año y siempre quedan bien.