En esta temporada de verano vuelve la minifalda en todo su esplendor. La icónica prenda de la década del 60 se renueva en las más variadas texturas y colores. Además, las podrás conseguir en distintos largos según la ocasión.

Luego de un verano marcado por las faldas midi, ahora es el turno de la minifalda, la prenda insignia de los 60 popularizada por la diseñadora británica Mary Quant. Aunque el largo “promedio” de las mini es unos cuantos centímetros por arriba de las rodillas, este año vendrán en distintas longitudes para adaptarse a ocasiones más formales y las veremos en conjuntos con blazers. También reinará el tiro alto, las estampas coloridas y los modelos en cuero.

La década de 1960 estuvo signada por la psicodelia, el rock y el hippismo. En el ámbito de la moda, además de la minifalda se popularizaron las prendas bien ajustadas, la cintura muy marcada, el tiro alto y los cuellos peter pan. Entre los íconos fashion surgieron nombres como Jackie Kennedy y Twiggy.

Además con el verano que se viene y las temperaturas altas nos dan más ganas de disfrutar de paseos por los parques y plazas. La minifalda es una gran aliada para un look fresco y canchero a la vez. A mí me gustan los modelos confeccionados en jean negro, que van con todo. El toque final se lo podés dar con un sombrero piluso, el “must” de esta temporada.