Tiene un valor de 490 dólares y está arrasando con los populares estampados de cuadros, lunares y flores.


Es imposible ver este vestido de frutillas y no sentir algo por él – sea que mueras por usarlo o no -. Se trata de la nueva pieza viral de Internet que, incluso, el cantante Harry Styles quiso usar y que es de la marca neoyorquina Lirika Matoshi.

Harry Styles luciendo el vestido estampado de frutilla (Instagram/@lirika.matoshi)

Algunos medios como The New York Times lo han descrito como “el vestido que Maria Antonieta llevaría si fuera una influencer moderna” por la superposición de tules en color rosa, escote en v pronunciado, holanes que asientan el romanticismo, mangas bastante abullonadas y dos sublimes cintas delgadas que se amarran en la parte delantera.

Lo cierto es que la joven diseñadora de 23 años se esforzó por comercializar su diseño en una amplia variedad de tallas que van desde la XS a la XXL. Matoshi quiere que con sus creaciones cualquier mujer pueda disfrutar de vestir una prenda romántica y muy femenina que tiene un precio de 490 dólares, aunque el estampado ya se encuentra dentro de los proyectos de marcas low cost.

El vestido tiene un valor de 490 dólares y también tiene variantes como camisas, tapabocas y tops con el mismo estampado (Instagram/@lirika.matoshi)

La polémica detrás de las frutillas

Aunque este diseño está arrasando en la actualidad en las redes sociales, lo cierto es que ya se pudo ver a finales de enero en la alfombra roja de los premios Grammy – es parte de la colección 2019 de la marca-. La encargada de lucirla fue la reconocida modelo de tallas grandes Tess Holliday, quien no tuvo tanta suerte y con su outfit terminó en las “peores vestidas” de la noche.

Tess Holliday antes de que el vestido se hiciera furor en redes (Instagram/@lirika.matoshi)

“Me encanta que este vestido me metiese en las listas de peor vestidas cuando lo llevé en enero para los Grammy, pero ahora porque un grupo de personas delgadas lo llevan en TikTok, a todos les encanta”, manifestó la modelo, quien al ver la popularidad del vestido, considera que su ubicación en dicho top se debe a su peso y no al diseño.

“En resumen: nuestra sociedad odia a los gordos, especialmente cuando estamos ganando. Gracias Lirika Matoshi por hacerme lucir como una princesa 7 meses atrás”, escribió la modelo en Instagram. Por ahora la pregunta que se hacen los amantes de la moda es: ¿será un diseño que vino para quedarse o será otra de las modas fugaces?


En esta nota:

Vida Y Estilos Moda



Comentarios